CARTA ABIERTA DEL FUNDADOR DE ACC & FACC

En la República de Irlanda, a 4 de enero de 2018

     Desde octubre del año 2007, en que un despido laboral tan irregular como injusto interrumpiera mi carrera profesional como Abogado, he dedicado mi actividad profesional a defender mi honestidad profesional ante todo tipo de Instituciones y Tribunales de Justicia, lucha y batalla jurídica, que al día de hoy permanece abierta, gracias a una gran dosis de esfuerzo jurídico (2.000 horas), mucha perseverancia y el imprescindible  apoyo de mi familia más cercana cónyuge e hijos Veáse Tribunal Supremo Marzo 2012 

      Fruto de esta épica batalla jurídica nace ACC – Abogados contra la Corrupción  en el mes de diciembre del año 2012 con el único objetivo de proteger a las victimas y/o perjudicados por actos de corrupción o fraude, apenas  3 años después en el mes de enero del año 2016 contando con la inestimable aportación económica de D. Roman Marín de la Barcena (7.500 Euros) y D. Jesús Martín Mariscal (350 Euros)  iniciamos la tramitación para registrar FACC -Fundación Abogados contra la Corrupción-  , como fundación privada de ámbito estatal para proteger a quienes carecen de recursos económicos para abonar nuestros honorarios profesionales,  y cuya constitución formal se halla paralizada, al día de hoy, por  el Registro de Fundaciones del Ministerio de Justicia del Gobierno de España, por un presunto incumplimiento del artículo 12.2 de la Ley 50/2002 de Fundaciones que como pueden observar en nuestro recurso de alzada no existe (Veàse Recurso de Alzada.)

Pues bien, tras haber dedicado más de 12.000 horas de trabajo (600.000 euros) en la construcción y diseño de ACC & FACC, la cesión de mis derechos de propiedad intelectual, se producen de forma totalmente gratuita para ser utilizadas por los Profesionales homologados por ACC & FACC en beneficio de las victimas y perjudicados por actos de corrupción, así mismo mis retribuciones económicas por mi trabajo profesional para ACC & FACC se hallan expresamente  limitadas a 30.000 €/anuales, tal y como corresponde a todos los Profesionales homologados.

Creo por tanto, que mi sacrificio personal y profesional de los últimos 10 años, ha servido para transformar mi peregrinaje judicial y extrajudicial en una herramienta social y efectiva (ACC & FACC), que pongo a disposición de los ciudadanos para la defensa y protección de sus legítimos derechos, y que me habilita para reclamar/suplicar/rogar

A los Profesionales  homologados por ACC & FACC su conocimiento, valentía, coraje y humildad para proteger y defender los legítimos derechos de los ciudadanos, victimas y perjudicados por la corrupción y/o fraude

A las Autoridades Públicas y operadores jurídicos -Jueces y Magistrados, y Fiscales, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado- máxima diligencia en el cumplimiento de sus obligaciones constitucionales y colaboración con los Profesionales ACC & FACC para la protección efectiva de los legítimos derechos de los ciudadanos, victimas y perjudicados por la corrupción y/o fraude

A los ciudadanos, máxima confianza en la profesionalidad de nuestros Profesionales ACC & FACC para proteger sus legítimos intereses particulares y/o colectivos.

A TODOS SIN EXCEPCION, que se abstengan de manipular ACC & FACC para su interés particular, ya que nuestros sistemas de trabajo han sido diseñados para detectar todo tipo de manipulaciones y centrar nuestros esfuerzos en quienes verdaderamente nos necesitan -las víctimas y los ciudadanos-.

Que Dios nos bendiga a todos, y para aquellos que no son creyentes, que el destino nos depare a todos mucha salud para continuar persiguiendo nuestro sueño de construir un mundo más justo.

                                                                         Javier Fernández Torres  nº 3361 del                                                                                                                                                 Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo

Català CA English EN Français FR Deutsch DE Español ES